Poesía. Michel Houellebecq

Michel Houellebecq                       poesía

El día se levanta y crece, recae sobre la ciudad
Hemos atravesado la noche sin encontrar alivio
Oigo los autobuses y el rumor sutil
de los intercambios sociales. Accedo a la presencia.
Hoy tendrá lugar. La superficie invisible
que delimita en el aire nuestros seres sufrientes
se forma y endurece a un ritmo terrible;
El cuerpo, el cuerpo no obstante es una pertenencia.
Hemos atravesado fatigas y deseos
sin reencontrar el sabor de los sueños de infancia
ya no queda gran cosa al fondo de nuestra sonrisa,
somos prisioneros de nuestra transparencia.
Le jour monte et grandit, retombe sur la ville
Nous avons traversé la nuit sans délivrance
J’entends les autobus et la rumeur subtile
des échanges sociaux. J’accède à la présence .
Aujourd’hui aura lieu. La surface invisible
délimitant dans l’air nos ètres de souffrance
Se forme et se durcir à une vitesse terrible;
Le corps, le corps poutant, est une appartenance.
Nous avons traversé fatigues et désirs
sans retrouver le goût des rêves de l’enfance
In n’y a plus grand-chose au fond de notre sourires,
Nous sommes prisonniers de notre transparence.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Michel Houellebecq, poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s